La grieta

Sobre la Condensación de las Vías a otros Planos

Libro de las teorías

A continuación Ibrahim ibn Mustafá al-Barmacy va a ensayar una teoría sobre la condensación de las vías a otros planos, teoría que subyace a toda práctica de la escuela de Conjuración. El filósofo Praxtádino de Calimshan asentó las bases para un entendimiento primordial de la conexión entre los planos. En Las Puertas Ígneas, libro 7, propuso que el espacio como lo vemos, dividido en tres dimensiones, no bastaba para explicar el fenómeno de la transplanación, y demostró ferozmente que la idea antigua atribuida a Karmatúb, el Hereje, de varias esferas conviviendo en espacios superpuestos era insostenible. Por medio de la reducción al absurdo quedó claro que las propiedades del espacio son:

a) La magnitud entre las dimensiones.
b) La contradicción entre lo lleno y lo vacío.
c) El principio de la unidad de la posición objetiva.

Si entendemos los planos como mundos conviviendo en espacios sobrepuestos, la magnitud de las dimensiones y el principio de la unidad de la posición objetiva entran en contradicción. De allí que haya propuesto la necesidad de planos conectados, pero que no existen coincidentemente. La analogía del tiempo es la más útil para entender este punto: el futuro no coincide con el presente, ni con el pasado. Aunque el futuro sea la extensión del presente, cuando se hace presente deja de ser futuro. Lo mismo con respecto al pasado. Aunque haya una línea que las una, sus realidades son paralelas, no superpuestas. Todo el mundo sabe esto.

El praxatidismo se ha dividido en múltiples escuelas. Ibrahim al-Barmacy pertenece a la s’ajari il-ha’batab. El motivo de que escriba estas reflexiones es porque cree que acaba de descubrir la clave para entender el problema de las escuelas praxatidistas. Hemos creído en vano que existe una contradicción entre Praxtádino y Karmatúb, cuando de hecho no es tal. El problema de cómo podía establecerse una conexión entre planos que no existían de alguna manera en simultaneidad es una de la interrogantes que el praxatidismo no ha respondido satisfactoriamente. Esto se debe a que los seres no existen si no es en un espacio. Al transportar a la criatura, se transporta el espacio que ocupan con ellas, generando la paradoja de pérdida de espacio en un plano y suma de espacio a otro. ¿Cómo es esto posible? Por otro lado, los seguidores de Karmatúb no han explicado cómo dos espacios pueden convivir en el mismo lugar, y permanecer siendo dos espacios distintos.
¿Cómo sucede la transplanación? El problema de la supervivencia de la substancia al moverse de un plano a otro sigue sin resolverse, a menos de que entendamos a todos los planos como parte de un mismo universo. El problema reside en un error fundamental: el espacio no está conformado de 3 dimensiones, sino de 27, pues son 3 dimensiones por los 9 planos demostrados. El universo es como una enorme alfombra arrugada de tal forma que cree hondas muy marcadas, tan marcadas que la cima de cada curva se toque con la cima de otra curva. De esta forma se crean varios planos de existencia, cada uno para el plano respectivo donde se juntan las cimas de las curvas, y los demás planos subyacen “como debajo.” Este pliegue de las dimensiones es tan ínfimo y sutil, que no lo podemos percibir por medio de nuestros sentidos, y haría falta unos lentes que amplificaran la vista hasta un nivel más pequeño que los átomos para detectarla.

La apertura de un portal a otro plano no es otra cosa que la separación de los pliegues del espacio que ocultan otro espacio dentro de nuestro espacio. Tales pliegues se repiten nueve veces, cada vez correspondiente a un plano. Es decir, nuestro plano también es un pliegue escondido desde la perspectiva de los seres que habitan en otro plano. El potencial arcano de las escuelas de conjuración reside en abrir lo que de otra forma es imposible de separar, los hilos que “cosen” los pliegues que mantienen nuestro plano resguardado de otro. Esto es parte inevitable de la conformación de la estructura del universo, porque de estar abiertas todas las compuertas de todos los planos, colapsarían unos sobre otros, y harían la existencia material y espiritual imposible.

De aquí que el conjurador hábil deba trazar una línea arcana sin volumen ni anchura, porque sólo una línea infinitamente delgada, más delgada que los átomos mismos, corte el espacio como un cuchillo corta un pastel. Entonces la línea se expande y asume la forma de círculo, abriendo el portal (obviamente esto se hace simultáneamente al llamado, por medio del conjuro, del ser que se busca conjurar). El problema de la supervivencia de los seres traídos de un plano a otro continúa siendo el que identificó ibn Khaldún, que la conformación materia y espiritual de un ser transplanado es inadecuada para una supervivencia duradera, y es el potencial del conjurador el que transmite suficiente energía arcana para mantener al ser subsistiendo por un período limitado de tiempo, no es cambiada por mi teoría.

Lo que si modifica sustancialmente es nuestro entendimiento de las dimensiones que conforman el universo. No son 3 sino 27 dimensiones. Sólo de esta forma se conjugan la visión de Praxtádino y Karmatúb, y lo que parecía ser una contradicción no es tal. Los universos existen al mismo tiempo y en el mismo lugar, pero el espacio es mucho más grande (729 veces más, de hecho) de lo que siempre hemos pensado. Lo que hay que comprender es que ese enorme, gigantesco espacio, está doblado sobre sí mismo, escondiendo 9 planos entre ellos. Sólo así se resuelve el problema de la adición temporal de materia y espíritu a un plano que no tiene espacio para soportarlo, ni encoje temporalmente el espacio del plano de donde se transporta el ser.

Comments

thaelmanu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.